Sábado de gloria…/ Por Edgar Landa Hernández

Un halo de luz penetra por un resquicio de la ventana. Pequeñas partículas de polvo lo secundan dirigiéndose hasta el piso. Abren paso a una batalla en la que pronuncian que ha iniciado un nuevo día, no hay manera de ganarle la partida. Ellos sólo son el portavoz que afuera hay mucho más luz que la que existe en mis propios pensamientos, y efectivamente abro los ojos del alma y agradezco que la luz infinita cubra más que todos mis sentidos, las junto y las guardo en el recipiente mental que habita en mí, en donde no me hace falta nada, más que tu presencia. Es hora de empezar el día y va más allá de un momento ordinario en el cual mi sonrisa es el mejor atuendo que puedo lucir. Las buganvilias llenan de colores nítidos matizados de un intenso lila que da la diferencia haciéndolas únicas e irrepetibles. Los rosales confirman una vez más que son como la misma vida, hay rosa y espina, sonrisas y tristezas, aunque no son comunes, pertenecen a la misma tierra, la que habito y comparto con seres que respiran; pero están inertes, a la espera de vivir su temporada y después partir cuando haya llegado la última estación. El cielo se tapiza de cantos, cientos de avecillas pasajeras cortan el paisaje y lo transforman como si fuera un ataque que en nada importa en estos minutos que me vuelven invisible, desapercibido. Solo pertenezco a este momento que tal cual lo vivo y lo aprecio más fuerte que este sol candente que deja caer sus rayos por donde he de pasar. Pequeñas ráfagas de viento resoplan en la atmósfera levantando junto con ellas las esperanzas, los sueños y anhelos que se refugian dentro de mí ser. Es admirable ver mis árboles gigantes que nos obsequian el oxígeno para poder vivir. De cortezas gruesas y marcadas por el tiempo, al recuerdo de viejas historias curtidas en espacios atados aun tiempo que solo la intuición es el lenguaje perfecto de lo que alguna vez aconteció. Prosigo mi marcha y con ello la ilusión de que hoy, sí, estoy seguro, hoy será el día más importante de mí existir…
Edgar Landa Hernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.