PIENSO, LUEGO ESCRIBO. TIEMPOS DE EMPATÍA / Por Akiles Boy *

En el México de principios de este siglo, se veía extraña y lejana la temporada de violencia y delincuencia que vivía Colombia en esos años y que padeció en los anteriores del siglo XX. Eran escenas de la “normalidad” las ejecuciones, homicidios y crímenes de diverso tipo en ese país sudamericano. Pero, desde hace más de una década, los mexicanos estamos viviendo una realidad similar. Los medios de comunicación y las redes sociales, ahora a diario, dan testimonios de este aciago periodo de incertidumbre e inestabilidad social que permean la vida nacional, generado en gran medida por la intensa actividad de los carteles de la droga y los grupos del crimen organizado, que se han extendido por la complacencia y con la complicidad de los gobiernos y sus autoridades, también por la descomposición social agudizada en los últimos años.

No hay un Estado de la República que se salve de la creciente violencia y actividad de las organizaciones delincuenciales. Las estadísticas oficiales y no gubernamentales revelan la gravedad de la situación en algunas Entidades, hoy convertidas en territorios bajo el dominio de bandas del crimen y del narcotráfico que operan impunemente, con plena libertad, y que han creado verdaderos feudos de poder, instaurando ambientes de desconfianza, miedo y polarización de la sociedad. En “Tierra sin Ley” “Sálvese quien Pueda”.

Da la impresión de que “los demonios andan sueltos” como dijo un político priista, cuando en los noventas del siglo pasado, los crímenes agobiaron a la “honorable” clase política mexicana. Las imágenes de las escenas del crimen en la geografía nacional, parecen copias de las gráficas que se multiplicaban en los mejores tiempos del Capo Pablo Escobar Gaviria (1949-1993) en Colombia. En los últimos años de esplendor del neoliberalismo, los carteles mexicanos se organizaron, se establecieron, se reinventaron, cambiaron de giro y negociaron parcelas de operación, al margen o con la displicencia de las corporaciones de seguridad de cualquier nivel. Una etapa inédita en México. Nunca la sociedad civil había estado tan expuesta, tan vulnerable, tan desconfiada, tan temerosa, tan dividida y al mismo tiempo desamparada.

Y la inseguridad es tan solo un tema de los muchos que deben atender los Gobiernos Federal y Estatales actuales. Un enorme desafío, revestido de gran complejidad, por sus múltiples causas, por el potencial del enemigo

que enfrentan las Fuerzas de Seguridad Pública, por su poder económico y por su capacidad corruptora. Combatir y erradicar la violencia y la delincuencia en México, llevará su tiempo y habrán de aplicarse y probarse las estrategias que sean necesarias. La creación de la Guardia Nacional no resolverá el problema, pero será parte de la solución. Por otro lado, un papel importante será el que jueguen la sociedad civil y sus organizaciones. Desde una perspectiva que tiende a ser cada día más común, los ciudadanos debemos apostar y promover la empatía entre nosotros, la familia, los compañeros, los amigos, los vecinos. A través de acciones reposicionar en nuestras comunidades los valores de la unidad, de la solidaridad, del servicio social, de la defensa de los derechos y también de la importancia de contribuir y cumplir con nuestras obligaciones. La polarización nos hace débiles, mientras que la armonía y la unidad nos fortalecen. Es difícil recuperar lo perdido, pero vale la pena. Hay un bien mayor que se protege. La vida y tranquilidad para nosotros y los que siguen. Hasta la próxima.

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.