Sábado de poesía, relato y uno que otro sentir Por: Edgar Landa Hernández


Como cada sábado, en el hogar temporal que alberga a los poetas, a los que escriben y desmenuzan su sentir a través de las letras. En la calle de 5 de mayo número 5.en el corazón de Coatepec, ver. En el denominado “Mercadito de mi corazón” emblemático espacio que se ha puesto de moda no únicamente para los coatepecanos, sino para aquellos que después de un tedioso día optan por darse un momento de descanso. Oh las letras, esas que se resbalan por las laderas de lo que uno siente, de lo que se tiene que compartir, de lo que se oculta y en los deseos sale a relucir en forma de poemas. Creo que escribir vale la pena. Disputar entre tantas y tantas palabras cuáles serán las idóneas para conformar las estructuras líricas que han de salir a escena. Las que vierten en su mágico deseo quedar impregnadas de la tesitura de una voz cuando son leídas. Inicia la tertulia y uno a uno cada participante demuestra su Don. Sábado de melancolía entre la neblina y la añoranza se posa sobre el patio central haciendo imaginar un paisaje londinense. El invierno se niega a irse. A unos días que se presente la primavera, el frío cala en los cuerpos que se han dado cita para escuchar a los poetas.

Después de algunos poemas, y relatos, el mercadito respira y calienta con su aliento y al final te da las respuestas a lo que quieres escuchar. La noche llega y con ello la culminación de la tertulia.
Edgar Landa Hernández,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.