PIENSO, LUEGO ESCRIBO. CUESTIÓN DE ENFOQUES / Por: Akiles Boy *

Curioseando en la televisión hace unos días, detuve el control en el canal Once TV UNAM. Me llamó la atención una entrevista que hacía el Analista e investigador de la UNAM John M. Ackerman, para el programa “Pensadores Contemporáneos”, al sociólogo e investigador británico Graham Murdock. En la conversación se desplegaron varios temas en torno a la comunicación. La tecnología, la Era Digital, la educación, la evolución del libro y su futuro, y otros que se fueron hilvanando. Comentó que el libro, los estantes y las bibliotecas perdurarán, porque las personas siempre preferirán el contacto físico con las cosas, igual dijo de la música y la televisión. Que no nos sorprenda en el caso de la primera, el regreso al disco de vinil dijo. Con respecto a la segunda, señaló, nos olvidamos de la caja que solíamos ver en la sala, junto a la familia y amigos, y ahora traemos la televisión en un dispositivo móvil.

Graham Murdock, estuvo dando cátedra como pensador de nuestros tiempos, con un dominio absoluto del escenario actual y la dinámica de la comunidad mundial, Como se mueve y hacia donde se mueve el mundo. Sus protagonistas y sus espectadores. La lucha por la supremacía y la conquista de los mercados. Hasta aquí, pude procesar y digerir sin mucho problema, los hechos narrados y afirmaciones del británico. Entonces Ackerman le cuestiona sobre la doctrina y le pide su opinión sobre el pensamiento de Karl Marx, siendo un gran investigador de la Teoría Marxista. Seré franco, me desconcertaron algunas ideas de su narrativa sobre el filósofo alemán. El origen burgués de Marx, que a pesar de etapas de penuria, no renunció a ese status social; y de su particular visión de la economía y la sociedad que manifiesta en “El Capital”.

Marx (1818-1883), según Murdock no compartía la doctrina del totalitarismo, como inaceptables hubieran sido las atrocidades cometidas por Joseph Stalin (1878-1953) en nombre del comunismo, en la antigua URSS. Su crítica al capitalismo estaba enfocada a la distribución de la riqueza y el nivel de bienestar de los individuos. El capitalismo sin contrapesos era generador de explotación y desigualdad. Pensaba en esos riesgos y sugería atajarlos o moderarlos, para evitar la excesiva concentración del capital y de los medios de producción, y el empobrecimiento acelerado de grandes masas de la población. La intervención o regulación del Estado sería una estrategia.

El discurso de Murdock, derivado de su óptica personal resulta interesante, y esa pluralidad de enfoques, aplica en muchos casos cotidianos o especiales. Ahora, en un contexto cercano, este inicio de semana acudimos a una reunión organizada por Leonor de la Miyar, dirigente de la Asociación Civil Otero Ciudadano, con Alejandro de la Madrid, Presidente de la Fundación “Salvemos el Agua, A. C.”. Confieso que mi expectativa era encontrar y escuchar a un ecologista o ultra defensor del medio ambiente. En cambio, escuche los planteamientos de un ciudadano que busca apoyo y solidaridad para una causa fundamentalmente económica. Sin entrar en los detalles estadísticos que se presentaron, originados en fuentes confiables y públicas, el punto medular de su ponencia, es el costo del servicio de agua potable en la capital de Veracruz, uno de los más altos del país, solo con ligeras fluctuaciones en el ranking de las tarifas más elevadas por el consumo de agua, en varias ciudades de México.

Con argumentos cuidadosamente preparados, al fragor de una lucha que lleva tiempo, el Presidente de la Fundación, habló del contacto con las instancias públicas que conocen del asunto, las Administraciones Municipales, anteriores y la actual, la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Xalapa CMAS, la Comisión Nacional del Agua CONAGUA, y otras, que están informadas de su queja, por el que considera un acto arbitrario de la Autoridad. No hay razón ni fundamento que avalen los cobros excesivos por el consumo de agua, sin embargo se apuntaron varios factores que influyen. La corrupción ya denunciada, la carga de la deuda contraída en el pasado, los costos del mantenimiento y expansión de la red, los gastos de operación de la misma, y la abultada nómina del Organismo. La generalidad parece coincidir en que es instrumento de una política recaudatoria en detrimento de la economía de las familias, por un servicio que tiene deficiencias y que no es de óptima calidad. Desde mi punto de vista, sería bueno apuntalar el planteamiento con otras propuestas de acciones, como el cuidado del agua por la ciudadanía y la investigación para explorar otras y mejores fuentes de abastecimiento de agua para Xalapa. En fin, “es cuestión de enfoques”, diría una amiga que me acompaño un breve tiempo en el camino, en este corto viaje de la vida. Hasta la próxima.

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.