UNA REFLEXIÓN DECEMBRINA / Por Alberto Calderón P.

La publicidad engañosa atrapó el tiempo libre por conducto de los medios para “vivir el presente”, con un principio que se basa en la satisfacción inmediata, proponiendo una cultura de masas que exaltan la moda, la marca, los goces del cuerpo, las novedades comerciales, dejando de lado el esfuerzo que costó ganarse a lo largo de un año con trabajo un aguinaldo que se puede esfumar en un abrir y cerrar de ojos. En algún momento significó el sacrificio, la austeridad, organización, mesura y si era posible el ahorro pensando para un imprevisto o como parte de un proyecto a mediano o largo plazo.

Para muchos lo importante es vivir el presente, lo inmediato, hasta hace unos años los festejos contaban con calendarios dictados por la costumbre: las celebraciones de cumpleaños, las fiestas patrias, la navidad, el año nuevo y otras tantas, pero la vida se torna más ligera, se deja llevar por la publicidad engañosa y cualquier día de la semana es apto para evadir con un festejo trivial lo que nos rodea.

Nos han convencido que el placer en cualquiera de sus formas es lo de hoy, si no lo hay la vida es aburrida y desperdiciada. Nos ofrecen entretenimientos y diversión a la carta por medio de compañías que invitan a ver, escuchar e interactuar con música, televisión, películas de estreno, series para todos los gustos las veinticuatro horas del día, para soñar despiertos.

Debemos tener cuidado a la hora de comprar ya que la puesta en marcha de esta imparable revolución tecnológica ha provocado la necesidad de traer en el bolsillo, el pantalón o el bolso lo más reciente en tecnología móvil, ahí sentimos la materialización del poder al alcance de nuestras manos, llegando a la abundancia visual junto a la necesidad de encontrar gente afín a nosotros que vaga entre las redes sociales llevados por los vaivenes del consumo y la manipulación. Provocando la sustitución frecuente de “equipos” por el sólo hecho de contar con el más reciente.

Esto lo ha aprovechado muy bien la industria del consumo haciendo de nuestras vidas un eterno recreo fomentando el derecho a la despreocupación y la indiferencia ante lo trágico a partir de un bombardeo incesante de imágenes, nos pasan de la sorpresa al miedo, por otro lado los medios se han empeñado en hacer de todo esto un espectáculo al televidente, al lector de periódicos en línea o impresos, a quienes escuchamos la radio donde predomina un acto emocional, sensacionalista, sobre todo superficial.

La renovación continua en la moda, nuevos modelos surgen desbancando a los anteriores, al igual que los estilos de calzado casual, formal y deportivo, los celulares se renuevan a los ocho meses en promedio, las películas se atropellan unas con otras tratando de ganar cinéfilos, los éxitos musicales son efímeros siendo reemplazados continuamente, los consumidores nos sentimos abrumados en estas fechas por las variantes de los productos, indecisos ante la abundante oferta, pero con la firme idea de adquirir algo, lo que sea.

La seducción de las compras “en línea”, están haciendo sentir a los usuarios móviles el poder de interactuar facilitando el consumo, por eso y mucho más reflexione antes de comprar en esta navidad.

imagen: los40.com.mx

Xalapa2000@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.