PIENSO, LUEGO ESCRIBO LA ROMA DEL PAÍS / Por Akiles Boy *

“ROMA”, “Profundamente humana y reveladora del México de ayer y hoy”

“Roma” es la película de las pláticas y comentarios de este momento. Una historia conmovedora que nos llega al corazón y a la razón. El mexicano Alfonso Cuarón, extraordinario cineasta y ganador del Oscar de la Academia con Gravity en 2014, escribe y dirige el film, en el que refleja una  parte de su vida, que se piensa, le dejó una huella imborrable. Ganadora del León de Oro del Festival de Venecia, Italia, camina rápido, como su protagonista Yalitzia Aparicio, para llevarse más galardones en las próximas entregas del Globo de Oro y los Premios Goya, y además se perfila al frente de las candidatas a la nominación al Oscar de Hollywood, como mejor película extranjera, en su edición 2019.



Con una crítica abrumadoramente favorable, en México y en el extranjero, Cuarón, al mismo tiempo que desnuda su alma, muestra en esta cinta, el interior de la mexicanidad, de nuestra identidad. El ser del mexicano por dentro y por fuera. En blanco y negro presenta al mundo, el País que teníamos en ese último tercio del siglo pasado, con su realidad social y política, pero dejando en claro la naturaleza humana. Las circunstancias de una familia de clase media alta, que despuntaba en la competencia de la movilidad social, en un período abierto de procesos de transformación que se desencadenaron a fines de los sesenta.

“Roma”, el drama que entrega Cuarón, después de cinco años de Gravity, ganadora de 7 premios Oscar, incluyendo mejor Director, es el proyecto cinematográfico más personal y emotivo del cineasta, nacido en el mismo lugar que recrea, en la colonia Roma de la gran Ciudad de México, grande por su tamaño y por su importancia sociopolítica. La columna vertebral del guión,  la sostiene el personaje de Cleo, interpretado por Yalitzia, la actriz oaxaqueña, hablante de la lengua mixteca, encumbrada a partir de la exhibición de la cinta. Y a quien Vogue y Vanity Fair con sus portadas le abrieron más el camino a la fama y a la crítica. Por cierto, en los diálogos se utiliza el español y dicha lengua originaria de Oaxaca, Estado sureño de la República Mexicana.

En una historia que huele a nostalgia y evocación del pasado personal y familiar. Cuarón Inserta con inteligencia y sensibilidad pasajes del México laborioso y también insurrecto, ante una autoridad desatenta y desgastada por la crisis anterior y posterior a 1968, en un sistema político rancio y con visibles signos de decadencia. Empezaba el funesto Echeverriato, con su retahíla de desaciertos y ocurrencias para encabezar el Tercer Mundo. Pero sin duda fue “El Halconazo de 1971, el acto de represión contra estudiantes, una de las cargas más pesadas de ese infausto gobierno.

Con admirable sutileza, el Director antepone a las expresiones del racismo y discriminación, tan comunes en todas partes, los lazos afectivos que surgen entre las familias y sus trabajadores del hogar, que van más allá de las relaciones laborales, dándoles concesiones que los hacen parecer de la familia, pero siempre manteniendo una línea marcada por el clasismo y otros privilegios que no se comparten. Resalta por otra parte, lo vital que resulta la unión familiar en momentos de tensión y conflicto, y en forma perceptible, el valor de la solidaridad femenina. Para muchos la película es un homenaje de Alfonso Cuarón a su madre, a su abuela y a su “nana” Hasta la próxima.

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.