NUESTRO CANTO

El himno, canto poético que representa y ensalza a un país, refleja las raíces, el tesón y la esencia moral de un pueblo, debe sonar con tono solemne y penetrar hasta lo más profundo dela conciencia logrando la identificación. En nuestro país se registró el primer himno en 1821 al terminar la Guerra de Independencia, compuesto por José Torrescano y haciendo honor a Agustín Iturbide. En 1922 José María Garmendia escribe una obra también dedicada al mismo emperador que sustituyó al himno anterior, al llegar el gobierno republicano fue desechado.

A lo largo del siglo XIX desfilaron muchos otros cantos con la intención de ser el himno oficial, la turbulenta situación del país no permitía la estabilidad política y social lo que hacía necesario un canto patriótico que unificara y creara una conciencia de unidad nacional, entonces el presidente Antonio López de Santa Anna lanza la convocatoria para la composición del definitivo himno nacional, a ésta sólo respondieron poetas y músicos extranjeros.

El12 de noviembre de 1853 el licenciado Santa Anna lanza la última convocatoria que consistía en dos partes, una para la creación de la letra, y la segunda parte para la composición de la música después de haber elegido la letra ganadora. Fueron presentados trabajos de veintiséis poetas, los versos ganadores fueron los del poeta y dramaturgo Francisco González Bocanegra.

Al regresar Santa Anna a México  para ocupar la presidencia por onceava ocasión, invitó al músico español Jaime Nunó, quien vivía en Cuba, para dirigir las bandas militares lo que aceptó y llegó a México en 1854 justo cuando se abría la convocatoria para la parte musical del himno, su partitura resultó ganadora.

El Himno Nacional Mexicano fue estrenado el 15 de septiembre de 1854 en el Teatro Santa Anna, pero esta presentación fue descartada como oficial porque el presidente Santa Anna no estuvo presente en el acto, siendo interpretado al año siguiente el 16 de septiembre.

En 1855 este presidente fue derrocado por los liberales tomando el poder Juan Nepomuceno Álvarez quien ordenó suprimir los coros IV y VII donde se hacían honores a Santa Anna e Iturbide. Los gobernantes posteriores ignoraron el Himno Nacional, siendo hasta el periodo de don Porfirio Díaz cuando se volvió a ser tocado en actos oficiales. Al paso de ese periodo las diez estrofas originales sufrieron modificaciones y omisiones. En 1943 el presidente Manuel Ávila Camacho lo limitó a cuatro estrofas (I,V,VI,X), haciendo oficial su interpretación en todas las escuelas públicas y privadas del país.

En 1910, para los festejos del centenario de la Independencia, en vez del tradicional “Mexicanos al grito de guerra”, la estrofa final decía:

Pero nunca ese grito de guerra,

Entre hermanos repita el cañón,                       

Solo cante, ya libre, la Tierra,

Su himno santo de paz y de unión.

Las estrofas suprimidas referentes a Santa Anna e Iturbide:

Del guerrero inmortal de Zempoala 
te defienda la espada terrible, 
y sostiene su brazo invencible 
tu sagrado pendón tricolor;

El será el feliz mexicano 
en la paz y en la guerra el caudillo,
porque él supo sus armas de brillo
circundar en los campos de honor. 

Foto: Internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.