Cierre de puños / Autor: Efigenio Morales Castro

15 h · 


Wilfrido se detuvo frente al anuncio. “ Clases de box para la tercera edad”, decía con letras grandes. “Ingresaré”, pensó cerrando los puños. Mientras entraba al gimnasio, imaginó brincando con cuerdas, dándole de puñetazos a la pera, haciendo velocidad con los puños. Todo eso pensó. Esperó unos minutos sentado sobre una banca de madera, de las viejas, de las que se utilizan mucho en los pueblos. ¿Se le ofrece algo señor?, escuchó que le dijeron. Sí…sí, bueno quiero información sobre las clases de box para la tercera edad. Ah, quiere tirar golpes maduros, dijo el hombre que estaba frente a él. Pues sí, golpes maduros, dijo Wilfrido sonriendo. Bueno, la mensualidad es de seiscientos pesos, no incluye el vapor, usted sabe…un posible cardiacazo, jajajaja, carcajeó el hombre. Me parece bien, dijo Wilfrido, ¿Cuantas horas y qué días son para entrenar? Siguió preguntando Wilfrido. ¿Horas y días de entrenamiento?, no señor, a los de la tercera edad, sólo se les pasa películas, para que recuerden como debieron haber pegado cuando fueron jóvenes.
Wilfrido guardó silencio, miró hacia el piso entrecruzando las manos, recordó que tenía consulta médica a las seis de la tarde en el Seguro Social…el temblorín, cada vez estaba ganando en su cuerpo.

Imagen: g1.globo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.