Los prejuicios: delatores del  verdadero naco / Por Martha Cupa León

 

 

 

Un fin de semana reciente me quedé sola en casa: mi esposo salió de la ciudad por cuestiones de trabajo, y mis hij@s fueron de paseo con sus amig@s. No estaba dispuesta a quedarme encerrada, así que decidí salir. Se me ocurrió ir a Chapultepec: visitar el zoológico, el castillo, el lago, los museos… Hacía años que no iba a ese lugar. Invité a una de mis vecinas a que me acompañara, pero su respuesta tuvo un tono irrefutable:

-¡Ay, no. Allí van puros nacos!

Su respuesta me dejó perpleja: Si a Chapultepec “van puros nacos”, desde el punto de vista de mi vecina ¿también yo era naca?

¿Qué es ser naco?, me pregunté.

De acuerdo con el Diccionario de la lengua española, el significado de “naco” depende de la región: En Latinoamérica, en general, naco es la hoja de tabaco; en Colombia se refiere al puré de papas; en Uruguay designa al excremento humano y también significa susto (impresión repentina). En El Salvador significa nada. Descarté todas estas acepciones, pues la que me interesaba era la mexicana.

Como todos sabemos, en México, la palabra naco tiene connotaciones peyorativas: se alude a personas incultas, groseras y, sobre todo, de escasos recursos. Asimismo se refiere a lo perteneciente o relativo a alguien naco: “en esa tienda sólo venden cosas nacas”. En nuestro país también significa indio, es decir, indígena.

Después de las definiciones anteriores determiné que yo no me considero inculta ni grosera y que si bien no soy rica, sí tengo estabilidad económica; tampoco soy indígena… sin embargo fui a Chapultepec, en donde me divertí mucho y conviví con diversas personas: algunas con el mismo perfil y clase social que yo, y otras, con menor o mayor nivel de estudios, con menos ingresos o pertenecientes a un estrato social superior al mío. Entonces ¿todas eran nacas?

-¡Por supuesto que no!

Concluí que hay tantos nacos entre los pobres como entre los ricos porque ser naco depende de nuestra actitud ante la vida, no de cuánto gastamos en ella. Naca es la persona que vive  aparentando lo que no es y está muy atenta a lo que hacen los demás, ya sea para imitar al rico o para impresionar al pobre y sentirse superior a éste. Al mismo tiempo, no está al nivel del rico porque, como ya dije, el buen naco sólo aparenta tener dinero.

Si en la actualidad se les llama nacos a los individuos con escasa cultura, entonces quienes llaman nacos a los pobres o a los indígenas, son los únicos nacos que hay en nuestra sociedad porque son precisamente los prejuicios los que denotan principalmente la falta de cultura de una persona. Así, mi vecina que dijo que a Chapultepec “van puros nacos” se manifestó como una verdadera naca al ventilar sus prejuicios, es decir, su incultura. Bien decía mi madre: “Lo que dices de los demás no los describe a ellos, te describe a ti mism@.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s