La piedra sobre el espejo / Autor: Alberto Calderón P.

Primero arrojé una pequeña piedra plana y fracasé, decidí lanzar una más grande y rompí el cristal, vi como se fueron formando círculos que a medida que se alejaban del punto donde cayó se hacían más grandes pero menos perceptibles, eso rompió con la quietud del lago. Volví a lanzar otro tejo, al ras de la superficie del lago fue dando saltos hasta que finalmente perdió fuerza e irremediablemente se hundió, las huellas de esas piedras las perdí en poco tiempo frente a mis ojos, pero las de mi paso por este mundo siguen, al menos algunas, otras se han borrado, se esfumaron o están congeladas en lo más oscuro de mis recuerdos. Siento el tiempo dentro de mí  y fuera, basta con mirarme al espejo o dar un consejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s