DULCE ANTOJO /Maricarmen Delfín

Una delicia imprescindible en cualquier ocasión son los bombones, turrones, confites, pasteles, postres, budines, etcétera, cuyo ingrediente principal es el chocolate. En  la alacena no debe faltar una barrita de este exquisito elemento con muchas propiedades que benefician nuestro organismo, además podemos llevarlo cómodamente en nuestro bolso por alguna “emergencia” y saciar  un antojo.

Los hay de diferentes texturas, formas y sabores, ya sea amargo, dulce, blanco, con almendras, pasitas, nueces, avellanas, en fin con todo tipo de semillas. También sirve como cobertura de pasteles, galletas, caramelos y hasta para insectos como hormigas y chapulines, considerando este estilo gourmet.

Pues salió de México para el mundo nuestro cacao. Los Olmecas fueron los primeros en saborear la bebida del cacao (1550-400 a.C.), ellos fueron los primeros en cultivarlo; en el curso de los siglos la cultura del cacao se extendió a la civilización Maya (600 a.C.) y a la Azteca (1400 a.C.). Los Aztecas preparaban una bebida amarga y concentrada llamada techocolat, cuyo consumo era exclusivo de los sacerdotes, los nobles y los guerreros.

Para los indígenas la vaina del cacao era más que oro y la utilizaban como moneda de cambio para el trueque. Para estas civilizaciones el cacao era un símbolo de abundancia y era empleado en rituales religiosos dedicados a Quetzalcoatl por los Aztecas y a Chak Ek Chuac patrón del cacao para los Mayas. También utilizado como ofrenda en los funerales de alto rango.

Cuando Hernán Cortés llegó a México en 1519, conoció la bebida que los indígenas tomaban llamada xocolatl, con  un fuerte sabor que producía gran vitalidad y energía. Los españoles adquirieron la costumbre de tomar chocolate pero ellos le agregaron azúcar.

En una de las cartas que le enviaba Cortés al rey Carlos V, le aseguraba que bastaba una taza de xocolatl para sostener las fuerzas de un soldado durante todo un día de marcha. En 1528 regresa a España con un cargamento de cacao además de recetas y utensilios necesarios para su preparación.

Por mucho tiempo el chocolate fue exclusivo de España y estaba reservado a las clases sociales privilegiadas, pero el contrabando, el robo de navíos y los visitantes a la corte española, fueron los factores que permitieron que el cacao llegara a otros países.

Buenas razones para comer chocolate.

Tenemos buenas  noticias para los amantes del chocolate pues además de deleitar nuestros sentidos, nos aporta beneficios al organismo, lo que debemos valorar para consumirlo más seguido haciendo a un lado la mala fama de que solo nos provoca subir de peso.

1.Reduce las posibilidades de sufrir un paro cardiaco.

El chocolate reduce la presión sanguínea, el colesterol malo y el riego de las enfermedades cardiacas, una pequeña barra de chocolate negro todos los días puede ayudar al corazón y al sistema cardiovascular a mantenerse en buen estado.

Un tercio de la grasa de cacao contiene ácido esteárico que el hígado convierte en oleico, una grasa monoinsaturada saludable que ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y aumenta los niveles de colesterol bueno. También el chocolate tiene propiedades antiinflamatorias que contribuyen en disminuir la inflamación vascular crónica, mejora la flexibilidad de los vasos sanguíneos y reduce la presión arterial, esto da por resultado un corazón sin problemas y menos propenso a enfermarse.

2.Ayuda a prevenir la diabetes.

Una investigación hecha en Italia demostró que el flavonoide es un  componente del rico chocolate, el cual disminuye la resistencia a la insulina casi a la mitad; aunque nos  parezca extraño que un alimento dulce nos ayude, el comer una barra diaria de chocolate durante quince días brinda tal beneficio.

3.Gentil con el cerebro.

Al comer chocolate negro se estimula el flujo sanguíneo al cerebro al igual que para el corazón, ayudando a la función cognitiva. Si consumimos chocolate regularmente podemos prevenir accidentes cerebrovasculares (rompimiento de vasos y derrames). El chocolate contiene también un estimulante natural llamado teobromina que no es tan fuerte como la cafeína pero con importantes efectos terapéuticos y que favorece la circulación; también contiene una pequeña dosis de cafeína (27 mg en 29 g aprox.) que es buen estimulante presente en muchos alimentos.

4.Levanta el ánimo.

Tal vez nos parezca un buen pretexto acabar con una caja de chocolates cuando nos sentimos tristes o agobiados, pero ya tenemos la justificación: esta delicia refugio de almas desconsoladas, contiene un elemento llamado feniletilamina que provoca la liberación de endorfinas en el cerebro y  son las responsables de generar la sensación de bienestar en el organismo.

Científicos suizos descubrieron que comer un promedio de  45 gramos de chocolate negro diariamente ayuda a reducir considerablemente el nivel de las hormonas que  fomentan el estrés.

5.Fuente de antioxidantes.

Los antioxidantes son muy importantes para nuestro organismo, ya que ayudan a liberar el cuerpo de  los radicales libres, que son causantes del daño oxidativo de las células. El chocolate negro es una fuente rica de poderosos antioxidantes como por ejemplo los polifenoles, los flavonoides, catequinas, entre otros. Además nos ayuda a tener una piel suave, menos seca y con más resistencia a los  rayos UV pues promueve la oxigenación en los capilares finos de la capa superior del cutis que son los encargados de llevar los nutrientes esenciales para una piel sana, resistente e hidratada previniendo el envejecimiento prematuro.

6.Ayuda a combatir la fatiga.

El chocolate negro posee minerales vitales que nos ayudan a promover una buena salud en todo el organismo. Este alimento se caracteriza principalmente por minerales como cobre, magnesio, calcio, hierro y potasio.

En Inglaterra se realizó un estudio que reveló que el chocolate puede combatir la fatiga, aún la crónica, pues su consumo estimula la producción de los neurotransmisores como la serotonina, que es la responsable de mejorar el estado de ánimo y el sueño. En este estudio las personas participantes consumieron  aproximadamente 50 gramos de chocolate negro diariamente durante 8 semanas dando como resultado una sensación de menos fatiga.

7.Protege los dientes.

A diferencia de muchos otros dulces, el chocolate negro puede ayudar a reducir el riesgo de contraer caries, siempre y cuando la persona se aplique una buena higiene todos los días. El chocolate tiene una sustancia llamada teobromina, que de acuerdo con los estudios, es buena para endurecer el esmalte dental.

 

Ahora ya sabemos los beneficios de comer chocolate y no temerle por creer que solo nos ocasionará subir de peso, al contrario, si comemos chocolate negro cuando sentimos algún antojo, quedaremos satisfechos evitando comer comida salada o chatarra que contienen grasa y no aportan algo positivo al organismo, y así evitaremos ganar peso.

Así que no te niegues al dulce antojo.

mcarmendelfin@hotmail.com

Foto: Internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.