Panoramas de Reflexión. Presentación Próxima / Luis Humberto Muñoz Vázquez

 

Y qué tal si dentro de poco les presento un libro estimados amigos lectores. ¡Ya me animé! Ya me dio “libritis”, contagiada desde hace mucho tiempo por mi gran Amigo el destacado escritor Melquiades Castro Aguilar, quien desde hacía ya algún buen tiempo me venía recomendando hiciera una recopilación de mis artículos publicados en este medio y en distintas revistas digitales del basto ciberespacio, e ir pensando en un publicar un libro. Yo siempre le respondía que sí, ya me estoy animando a hacerlo. Claro que no le daba el avión como dice la chaviza, maduraba otra idea muy diferente.

“Crónicas de un parapléjico” –creo que así le voy a poner– pretende ser, más bien es una historia verdadera, parte de mi historia que refleja la cruda odisea que tuve que vivir tras un trágico accidente acaecido hace 18 años, los escarpados y agrestes caminos que recorrí buscando mi nuevo reacomodo en esta indolente y exigente sociedad; matizado con un abanico de anécdotas y reflexiones aderezadas con bellos recuerdos de un Martínez De la Torre disgregado en aras de la innovación, un Martínez que ya no tenemos y que añoramos muchos quienes vivimos como extraños en nuestra gran ciudad. Salpicado de un estilo personal, ocurrente y optimista como en muchas ocasiones suelo ser para evadir la tristeza. No es un libro que le fastidie –al menos eso creo yo– al contrario, le mantendrá entretenido a la vez que le hará reflexionar. Es extremadamente difícil escribir acerca de sí mismo, vaya que lo es; no obstante, no pretendo destacar, sobresalir o ganar reconocimiento alguno con ello; esos apuntes que me ayudaron a parir un libro, originalmente nacieron para uso personal, como un desahogo a tanta pena, como un remordimiento añejo pero también como una distracción. Si me hacen el grandísimo favor de leerlo lo entenderán. En esta álgida época plagada de tecnología que beneficia y distrae a cualquiera, que enarbola múltiples actividades de negocios y proyectos pero que enerva y debilita las mentes de jóvenes y adultos quienes pudiendo realizar cosas brillantes, prefieren divagar en el monótono esparcimiento haciéndolos sucumbir en aras de la mediocridad; todavía un libro, todavía los libros siguen siendo las más preciadas joyas de incalculable valor, a las que muchos acudimos para saciar nuestra sed de conocimientos tanto obligados como deseados. Como lo citara Charles William Eliot, un destacado crítico social estadounidense y profesor de arte de finales del siglo XIX: “Los libros son los amigos más silenciosos y constantes; los consejeros más accesibles y sabios y los maestros más pacientes”.

No tengo aún lugar ni fecha de presentación, pronto les avisaré, es que ya no aguantaba las ganas de participarles mi alegría, la dicha de haber logrado uno de mis sueños más preciados y anhelados. Hay grandes Amigos detrás de todo esto, grandes seres humanos que depositaron su confianza en mí de amigables y respetuosas maneras y aquí estamos, todavía siguiendo adelante y aguardando los tiempos prestados por nuestro Padre para, si Él lo permite, pueda con su voluntad presentárselos a ustedes amigos lectores, mientras tanto. Que tenga un buen día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s