EL FINAL SE ACERCA YA.  Por Akiles Boy *

 

 “My way” o “A mi manera” como se conoce en español, una popular canción de autoría controvertida.  La inercia mediática difundió la idea de que uno de sus primeros intérpretes, Paul Anka, canadiense, era su autor, pero según información posterior, él solo la reescribió o la adaptó al inglés, su autor original es Claude Francois, cantante y compositor francés de origen egipcio y su título inédito es “Comme D´Habitude”. Sin embargo entre los intérpretes más destacados se cuenta a Frank Sinatra, quien dicen la hizo famosa, Elvis Presley, Robbie Williams. Tom Jones, Céline Dion, Julio Iglesias, Sandro, Raphael, el mexicano Vicente Fernández y por supuesto el propio Paul Anka. “El final, se acerca ya, lo esperaré serenamente…..”

La letra de la versión original francesa, se refiere a una historia de amor, de pareja, pero la versión adaptada en inglés, habla de una historia de vida, que relativamente podría trasladarse a cualquier persona y a cualquier ámbito de la existencia humana, siempre habrá un principio y un final. Eso ocurre también en la política, donde se pueden saborear los triunfos y grandes momentos, y también hay tiempos adversos en los cuales se tiene que tragar sapos, reconocer derrotas y fracasos, y preparar maletas para la salida, a veces sin pena ni gloria. Al final de cuentas la política es una actividad o cualidad inherente al hombre, lo que hace recordar a Aristóteles y su idea del Zoon Politikon.

Como si fuera una película de acción, en la política siempre encontraremos héroes y villanos. Ahora, les diré que en los últimos tiempos en los bodrios de la política mexicana, están muy escasos los buenos y abundan los malos. Por esa razón, en la crítica o juicio del público expresado el primer domingo de julio, se impuso un duro castigo a los malvados. No hubo confusión ni error a la hora de emitir la opinión. “No hay mal que dure cien años…. “dice el popular refrán.

Los que están, ya se van, y de forma merecidamente humillante, ese fue el veredicto de los mexicanos y veracruzanos. Falta poco para que la Residencia Oficial de los Pinos sea desocupada, igual que el Palacio de Enríquez en la ciudad de Xalapa. Los actuales inquilinos saldrán por la puerta de atrás. Perdieron una oportunidad de oro para trascender, en cambio, como señalan sus furiosos detractores, serán arrojados al basurero de la historia, en donde yacen otros que les antecedieron. El final se acerca ya. Se percibe otro ánimo en la sociedad, por un lado es el nuevo aliento que  da la esperanza de que vendrá algo diferente y mejor para todos. México no es país de ilusos, sabemos que transformar una nación o un Estado, no es una tarea rápida ni fácil. Habrá en el camino piedras y obstáculos monumentales que se deberán superar. No hay tiempo que perder, deben atenderse con prioridad, con urgencia, rezagos y problemas crónicos en temas como la salud, educación, infraestructura, desempleo, crisis del campo, corrupción, impunidad  y crisis del sistema de justicia. Además de la inseguridad y el expansivo crecimiento de las organizaciones delictivas y del narcotráfico.

“El final, se acerca ya. Esperaré serenamente” Restan más de cuatro meses, pero el tiempo se va volando. Por lo pronto, el todavía Presidente Peña Nieto, asumió con prudencia y sensatez, así se ha mostrado, la apabullante derrota de su partido y aliados. Lo vemos en los acuerdos y decisiones que ha tomado el Gobierno Federal, para favorecer la transición y “allanarle” el terreno a la Administración que inicia en diciembre de este año. Ante la sentencia de los mexicanos, mejor “Flojito y cooperando”.

En contraste, Veracruz presenta otro escenario, una tensa calma predomina, El que ya se va, no termina por digerir la derrota de su hijo y partidos que lo encumbraron. El triunfo contundente e incuestionable de la Coalición Juntos Haremos Historia, se le atragantó o sigue pensando que fue solo una pesadilla. Ahora culpa a los ingratos y ciegos veracruzanos de la derrota y no evalúa su gobierno ni ejerce la autocrítica. Muy poco o nada podrá hacer en lo que resta de su gestión,  para cambiar la percepción social. Su corto gobierno, ¡Bendito Dios! dicen muchos, decepcionó, generó irritación, defraudó la confianza ciudadana entregada desesperadamente hace dos años, al no cumplir con promesas que después como gobernante se hicieron obligaciones. El final está a poca distancia y los veracruzanos no tendrían que pagar los platos rotos ni tolerar venganzas, represión y más abusos, sencillamente por haber expresado libremente su voluntad. Recordemos que en las democracias el pueblo es el mandante.  Hasta la próxima.

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.