COCOTERO / Maricarmen Delfín

Callado y firme permaneces en la tibia quietud del ocaso, presiento que me miras, quieres compartir tu secreto, entregarme el jugo de tus redondos frutos, hacerme salivar con tu pulpa entre mis labios, hundirme en el placer que provoca tu ácido aroma, imprimir en mi memoria tu sabor y tu belleza.

Foto: Sembradío de palmas de coco en la salida de  la playa Paso de doña Juana, cerca de la ciudad de Cardel en el estado de Veracruz, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.