Manzana / Autor: Alberto Calderón P.

 

Vienes del paraíso, tú ya conocías los dos mundos. Nos has acompañado con tu rojo cutis. Un día te posaste en la cabeza del hijo de Guillermo Tell y una flecha te partió en dos. Nunca te saliste de los sueños de Martha Chapa, diste vuelta en el centro del tocadiscos acompañando a los Beatles y adornas los fruteros a veces fresca, a veces de papel maché, pero cuando te muerdo escucho un leñador al momento que triunfal corta un árbol y éste se desgaja. No sé si será la vida o la muerte pero tu frescura me deleita, muerdo tu cuerpo pero cuando llego a tu corazón paro y lo dejo intacto. Tú en cambio hiciste que la bella chica durmiera profundamente sin saber siquiera si verdaderamente un príncipe la despertó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s