SONETO / Autor Raúl Silva

No me extraña que en carne viva
el centro del dolor sean las pasiones
razón que causan los insulsos corazones
dejan el sabor que el mal amor cultiva.

Una conducta moral a la deriva
en fantástico canto de sirenas
que envuelven en neblina cosas buenas
a cambio de costumbre compulsiva.

Lascivia desbordada que trastoca
los sentidos en mal sabor de boca
sin parar en su enferma osadía.

Propósito surge en los amantes
olvidar ya sus vicios desquiciantes
y gozar la paz al despuntar el día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s