El Doctor I Q / Por Alberto Calderón P.

 

 

 

Uno de los pioneros de las transmisiones radiofónicas, el primer locutor de América Latina y que posteriormente incursionó con mucho éxito en la televisión, nacido en la ciudad de Veracruz el 10 de abril de 1903 fue José Manuel Marrón Erostarge.

 

Después de haber terminado sus estudios secundarios se inclinó por la electrónica, se traslada a la ciudad de Nueva York en 1920 en donde trabaja como elevadorista y en una banda tocando la batería, pero el destino le tenía preparado un camino diferente, mientras el se encontraba en eses actividades los hermanos Adolfo y Pedro Hernández hacían la primera transmisión por radio desde un cuarto pequeño que en sus mejores tiempos sirvió como taquilla en un viejo teatro ubicado en la calle de Dolores, en el centro de la ciudad de México.

 

Un año después el presidente Álvaro Oregón escucho fascinado el desarrollo de la tecnología cuando tuvo la oportunidad de realizar una conversación con el piloto Fernando G. Proal quien desde el aire mantuvo una corta comunicación con el mandatario y así se fueron expandiendo las ondas cruzando en distintas direcciones las voces, la música como la canción de La Adelita que el ingeniero Constantino de Tárnava se le ocurrió unir a un fonógrafo le pusieron un transmisor y fue captado por un gran numero de mexicanos en el norte del país la noche del 9 de octubre de 1921 y que los escuchas la cantaron durante mucho tiempo como parte de la identidad nacional.

Para el año de 1923 contar con un aparato radiorreceptor era un verdadero signo de distinción, se le asignaba para oírlo una habitación completa o un lugar especial a los que tenían el privilegio de contar con uno y las antenas de los radioaficionados empezaron a cundir por todo el país.

 

El 2 de enero de 1923 uno de los decanos de la prensa nacional anuncia a sus lectores el inicio de sus transmisiones, en mayo de ese mismo año con el patrocinio de La Casa del Radio con un equipo traído de contrabando de los Estados Unidos en el que trabajaba Marrón y Raúl Azcárraga, realizan su esperada transmisión en un selecto programa de radio con la participación de Celia Montaban, seguida de la poesía del estridentista Manuel Maples Arce y cerrando la transmisión Manuel M. Ponce. Los aproximadamente siete mil escuchas recibieron con emoción tan esperada transmisión, les hicieron llegar toda clase de parabienes así como unas botellas de sidra y otras cosas que en el agradecimiento del publico mencionaron los obsequios y las marcas de los productos y sin pensarlo estaban iniciando otra poderosa industria, los anuncios comerciales.

 

Regresando a José Manuel Marrón Astorge, al volver a nuestro país fue maestro de ceremonias en un centro nocturno de la ciudad de México. En 1941 crea su programa El doctor I Q copia de uno que hacía en los Estados Unidos Lew Valentine.

 

En la transmisión del programa una de las características sobresalientes lo eran sus edecanes no sugestivas como ahora; sino como parte de la mecánica del programa cuando el doctor IQ preguntaba por ejemplo “abajo a mi izquierda” y la edecán contestaba al micrófono que le pasaba a un asistente al evento “aquí tenemos un caballero doctor” y de inmediato venía la pregunta. Tiempos idos, distantes, a la distancia programas posiblemente simples en comparación de los que se ofertan hoy,  tiempos maravillosos.

El doctor IQ fue tan famoso que llegó a la pantalla grande con películas como Santa, Los millones del charlan, El fanfarrón, en total fueron nueve películas en las que participó.

En su momento era tan poderoso el impacto de la radiotransmisión que fue visto por los estridentistas como un canto por los poetas y prosistas, fruto de la técnica que le llamaron a una de sus revistas Antena.

El radio siguió transmitiendo, recibieron un duro golpe sus cinco estaciones de aquella época, pero derrotado Huerta. Plutarco Elías Calles utilizo este medio como parte de su campaña y las transmisiones entraron a la arena política de donde jamás se retiraron.

Jorge Marrón falleció en la ciudad de México en 1977.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s