LA ESCUELA Y EL LAGO / Autor Marie Jo Lun

 

Escuela bendita, aquella que nos acogió en la escuela de Francia y de nuestra aceptación en su seno, al contrario de lo que a veces ocurrió en sus afueras. Aceptar al extranjero no era evidente, hay que señalarlo. Muy disAnto era en la escuela ; a nosotros luego hacernos aceptar, ganando pruebas de confianza, y distinguirnos en ella.

Ella nos integro, no cabe duda

Nuestros padres se habían alejado de sus dificultades materiales en una España bajo el yugo, mientras nosotros niños éramos consientes de la gravedad de ese desplazamiento y sin más.

El contraste entre este ambiente escolar público francés, con aquel frecuentado allá, nos hizo adherir más arriba de lo que se pueden imaginar ; resulto una admiración maravillosa y por supuesto una parAcipación adecuada a la enseñanza del idioma, del conocimiento, a la apertura hacia el mundo, arrastrando los padres, más, realizándonos.

Pasan los anos, si por una parte la situación económica de la familia ha mejorado, el acceso a los viajes veraniegos, temas de vacaciones, aún es cosa de los demás. Poco importa, pues la mínima excursión organizada nos proporciona tanta felicidad como de atravesar los conAnentes. Por cierto una de ellas quedo gravada en mi memoria, imágenes de juventud regocija, de esas que se guardan durante toda la vida ;

Ese viaje nos paseo por los Alpes, precisamente por el lago del Bourget, panorama descrito por el guía cargado de detalles románAcos, ligados al tesAmonio del gran poeta quien los escribió, posado al flanco del lago, inmortalizándolo de esta manera para el placer de sus lectores avisados.

Escucho con interés y curiosidad.

Fue así como oí hablar de LamarAne por primera vez. Mi imaginación se encargo del resto : paisaje idílico y sueno ubicado en mi memoria infanAl

Más adelante accedo al poema del LAGO, me sumergió con delicia en los versos de los románAcos, camino de la juventud me abrevaré de las rimas de aquí, allá, más allá , hasta saciar la sed

Ocurre el episodio de la disertación, examen de fin de curso en el colegio, por el cual pide el profesor de relatar un acontecimiento de modo descripAvo que les había impresionado plenamente. La elección se impone a mi. Me eché sin levantar el lápiz, en el recorrido de la mansión de LamarAne, en donde por cierto nunca había penetrado, visión idealizada de mi imaginación adolescente. Cuadro en el cual ningún detalle falto, en ese interior medio burgués medio bohemia con ventana abierta y mesa de despacho envidiada ;

CerAdumbre en mis sesos, había dado vida a mis cromos mentales, la noción de realidad ni tan siquiera me rozaba

El profesor con juicio, se dio cuenta del subterfugio y con algo de complicidad me reservo una corrección de elogios de los más ; juzgo más bien la creaAvidad y no la exacAtud, atribuyéndome la mejor nota de la clase. Hermoso empujón para mi progresión en francés ;

Con este recuerdo solo deseaba poner en evidencia el papel de esa escuela francesa, de la que hemos podido beneficiar, otorgándole el mérito de habernos integrado a la nación nosotros y nuestros padres gracias a la calidad de su enseñanza . No será nuestro actual primer ministro quien nos contradiga.

A estas alturas, me presento delante de ustedes gracias a la iniciación, luego al amor de la poesía y las letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.