Fragmento / Por Roberto Rosales

Mi padre dejó una libreta con recetas para hacer jabones y botones, las diez maneras de volverse náhuatl, como pedir deseos a una estrella pálida, como iluminar una casa sin sonreír y algunos apuntes que no logré descifrar, pero era algo relativo a las mujeres, él escribía con la certeza de la sabiduría en la que se revolcó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s