EL BESO ES POESÍA / Por Alberto Calderón P.

 

 

Es una forma de expresión de nuestros sentimientos, tan ligado al cariño hacia la otra persona trátese de un beso en la mejilla, como el reconocimiento que forma parte de un saludo fraterno, el beso familiar a los seres amados en las mejillas, en la frente y el beso del amor, del romance, de la pasión del encuentro de dos seres que identifican su empatía y la llevan al encuentro entre dos bocas.

Hablar del primer beso no es fácil y se complica aun más si se ubica en la historia de la humanidad, algunos científicos nos dicen que inicialmente el reconocimiento entre las personas era parecido a los beso esquimales; usando la nariz para frotarla con la del otro u otra y poco a poco el acercamiento nos condujo al encuentro de labios y el resultado fue mucho mejor.

 

Cuándo inició este comportamiento humano, en verdad no lo sabemos con precisión, podemos comentar que la gente por lo común se deja llevar por la intuición y el acercamiento dándose de forma natural hasta llegar al contacto. Ya lo decía Amado Nervo en el poema El primer beso del que reproduzco una fracción.

 

“Yo ya me despedía…. y palpitante / cerca mi labio de tus labios rojos, / «Hasta mañana», susurraste; / yo te miré a los ojos un instante / y tú cerraste sin pensar los ojos / y te di el primer beso

 

En el templo de Konarak en la india se encontraron vestigios del amor expresado en los besos  que data de hace más de mil quinientos años, pero no solo los seres humanos nos damos de besos también entre los primates y las aves sucede. Uno de los ejemplos más claro es un pez extremadamente plano de tonalidades claras que vive en ambientes tropicales cuya principal característica son sus labios que sobresalen en su estructura y que al encontrarse con otro de su especie su primera forma de contacto es a través de un largo beso como una forma de reconocimiento.

Para darle ese toque romántico al momento, hacemos referencia a un fragmento del poema Besos de Gabriela Mistral.

 

“Hay besos que pronuncian por sí solos / la sentencia de amor condenatoria, / hay besos que se dan con la mirada / hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles / hay besos enigmáticos, sinceros / hay besos que se dan sólo las almas / hay besos por prohibidos, verdaderos.”

 

Solo de pensar que la maquinaria de nuestros cuerpos se pone a trabajar al recibir un beso,  dicen los expertos en filematología -la ciencia que estudia los besos-, que cada uno consume 12 calorías, que el impacto del beso refuerza el sistema inmunológico, que al dar un beso se mueven 36 músculos de nuestro cuerpo, ¡sorprendente! fortalece el funcionamiento del corazón, mejora el estado de animo y vaya que sí, por eso debemos de darnos besos constantemente, y haciendo referencia al beso reproduzco la ultima estrofa del verso de Mario Benedetti Todavía

“y si beso la osadía / y el misterio de tus labios / no habrá dudas ni resabios / te querré más / todavía.”

 

Los labios y la boca son las partes del cuerpo humano que más terminales nerviosas conectadas al cerebro, de inmediato dicen los expertos estos informan el delicioso estímulo al sistema límbico generando la sensación de placer y un dejo de satisfacción, esos cambio generan una verdadera tormenta química en nuestro organismo causando un efecto inmediato. Las endorfinas se liberan en grandes cantidades favoreciendo la ternura y el cariño, -vaya que cosas- es determinante en los momentos mágicos del enamoramiento, podemos seguir hablando sobre los efectos neuroquímicos, pero es momento de ir a otro fragmento de el poema Rima XXIII – Por un beso de Gustavo Adolfo Bécquer.

“Por una mirada, un mundo, / por una sonrisa, un cielo, / por un beso… ¡yo no sé / qué te diera por un beso!”

 

El cuerpo al recibir el simple contacto en la mejilla de la persona besada recibe información, a través de las feromonas, del grado de compatibilidad que puede unirles, imagínense la información que se proporciona con un beso en la boca. Finalmente les diré que los besos son necesarios para la salud a todas las edades, es una forma de comunicación de nuestras emociones más importantes para nuestro cerebro. terminaremos con un fragmento del poema de Efraín Huerta Este es un amor

 

brilla como las perlas abandonadas  / y sigue brillando aún cuando el beso, los besos, / los miles y millones de besos se parecen al fuego / y se parecen a la derrota y al triunfo / y a todo lo que parece poesía— y es poesía.”

2 comentarios sobre “EL BESO ES POESÍA / Por Alberto Calderón P.

  1. Ángel Rafael Granados González

    Excelente narrativa Compadre, mis felicitaciones!!! La verdad son muy interesantes tus escritos y tu investigaciones.
    Que sigan tus éxitos y tus obras literarias!!! Un fraternal abrazo!!! Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s